Andar SEGURO en la montaña

Habitualmente en la Web suelen aparecer relatos de actividades SOTA realizadas los fines de semana, pero esta vez el artículo es acerca de si merece la pena federarse con un seguro o no para realizar activaciones SOTA por distintos montes.

 Cada uno es muy libre de hacer lo que quiera respecto a un tema tan delicado, al final parece que sólo estamos hablando de dinero, pero en mi opinión no sólo se trata de dinero si no de la vida de uno mismo o de un compañero o conocido que comparte aficiones iguales o similares.  Por ello, me veo en la obligación de a través de esta página Web animar a los montañeros,  senderistas y activadores “soteros” a obtener la correspondiente licencia de federado en montaña para que en caso de accidente, pérdida o fallecimiento el seguro asuma los costes.

 En las siguientes líneas explico los requisitos y costes que supone sacar la licencia de federado. Para sacar la licencia de federado de montaña, es necesario ser socio de un club de montaña (cada club tiene sus cuotas anuales de socio). En cuanto al coste del seguro para estar cubiertos en actividades de montaña, depende si elegimos estar asegurados conla FederaciónVasca (E.M.F) o conl a FederaciónEspañola (F.E.D.M.E) y también es importante el tener claro en que zonas vamos a realizar nuestras salidas montañeras. Por último comentar que el seguro cubre la atención médica y la rehabilitación en caso de necesitarlo.

 

–          Estado. Conl a E.M.F 66 € y con la F.E.D.M.E 77 €

–          Pirineos (Cubre todo el Estado + el pirineo Francés) y prioridad a la hora de pernoctar en muchos refugios de la federación, con ciertos descuentos por ser federado:  E.M.F 77 € y conl a F.E.D.M.E 88 €

–          Mundo (Cubre a nivel internacional).la E.M.F 114 € y conl a F.E.D.M.E 125 €

 Lo normal suele ser el sacar la licencia de federado a primeros de año, hay club que se anticipan y empiezan a federar socios desde finales de noviembre. De ese modo uno está cubierto por el seguro desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre. Puede que uno no sepa que planes va a tener a lo largo del año y que en un principio sólo piense ir al Pirineo y por ello saca el seguro que le cubre en las salidas en todo el territorio Español y Pirineo Francés. Si a lo largo del año decide ir a realizar una escapadita para activar alguna cumbre en los Alpes, Marruecos, EEUU, Himalaya, etc. es posible ampliar el seguro para obtener una cobertura internacional.

 Comentar que el Gobierno Vasco a partir del pasado mes de junio tiene previsto sacar una nueva Ley de tasas y precios públicos donde todas aquellas personas que practiquen deportes de riesgo en la montaña deberán correr con los gastos generados por su rescate. A partir de junio el Gobierno vasco girará las facturas del operativo al accidentado, cuyo coste se establecerá por horas: 37 euros la de cada agente implicado y 2.200 por cada tramo horario que permanezca en funcionamiento el helicóptero. Así, un rescate medio, con una duración de dos horas y diez agentes implicados, puede salir al negligente por algo más de 5.000 euros. Pero el coste se puede disparar hasta cifras estratosféricas, dependiendo de la magnitud del operativo y del tiempo que permanezca desplegado.

 Por todo ello, la salida mañanera o de fin de semana, en caso de accidentarnos o perdernos, nos puede traer doble susto por no tener la licencia de federado.  El primer susto por sentirnos perdidos, o por haber sufrido una caída o simplemente por una torcedura o fractura que nos dificulta regresar a casa y el segundo y también “gran susto” nos puede venir después de ser rescatados cuando nos toquen la cuenta corriente y la cartilla del banco eche a temblar.

 Uno puede pensar que por ir a un monte que lleva yendo toda la vida que no se va a perder o que al ser un monte fácil que no conlleva ningún tipo de riesgo. Yo no estaría tan segura de ello, a veces pasan accidentes dónde menos lo esperamos y en los lugares donde más relajados o confiados nos sentimos.

 En los últimos años se han duplicado el número de actuaciones de rescate debido a una cierta masificación de la montaña. La mayor parte de los rescatados practicaban senderismo, desde marchas a travesías. Las caídas son la causa mayoritaria de los rescates, y los extravíos o desorientaciones, de las búsquedas.

 El verano y los fines de semana se aglutinan la mayoría de los salvamentos, que se reaparten de forma equitativa entre los tres territorios, aunque donde más abundan es en el macizo del Gorbea.

 Dicha nueva Ley de tasas y precios públicos, afectará a todos los deportistas de riesgo. Pero también a cualquiera que incurra en una conducta negligente, por ejemplo, una persona que salga a pasear por el monte haciendo caso omiso a las alertas naranja o roja por meteorología adversa o que practiquen su afición sin el equipamiento adecuado.

 En mi opinión, es muy difícil definir qué es una imprudencia o negligencia. No estoy a favor de que se cobren los rescates, me parece más lógico quela Administraciónapueste en invertir en seguridad en la montaña: haga campañas informativas, charlas en los clubes, etc. Pero en todo caso, me parece importante el que estemos federados para que las compañías de seguros hagan frente a los gastos en caso de necesitar un rescate.

 Al igual que al conducir un vehículo nos obligan a suscribir un seguro, como consecuencia del riesgo que corremos en la carretera, la práctica de este tipo de deportes debe ir acompañada de un seguro que cubra cualquier posible contingencia.

 Para finalizar, y como decía al principio es algo más que dinero lo que está en juego. Si estamos dispuestos a pagar por el seguro de nuestro coche más de 150€ y muchísimo más si es a todo riesgo, deberíamos de recapacitar si la vida de uno mismo vale más de 66€. Aunque parezca que sea un dinero perdido o tirado por no darle uso, siempre hemos pensado que ojala no sea necesario tener que dar parte al seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *